dimarts, 29 d’octubre de 2013

“Auteclàssic” (2009). Doce pétalos de Luis Eduardo Aute, deshojados por Joan Isaac

por Joan Navas
Domingo, 27 de Octubre de 2013 09:39 

De alguna manera el resultado de una idolatría sincera, respetuosa y honrada, es este álbum, enredada de una belleza primorosa. Un espléndido Joan Isaac, que adapta y canta doce de las más emocionales canciones de Aute, en lengua catalana. Al final, una afectuosa entrevista a Joan Isaac. 


Uno de los cantautores catalanes que transmite más emoción en las composiciones, que se inclina a los paradigmas del corazón, replanteando nuevas reflexiones, contagiando por su voz una sensibilidad especial, ése, sin duda es Joan Isaac. Haberle entrevistado ha sido una de las mejores oportunidades que me ha brindado la vida, y conversé sobre un valiosísimo álbum en la cultura musical, que pese al –desgraciadamente- distanciamiento de la música en los casi catorce años, -que se dicen rápido- es de un significado y una magnitud imperiosa, porque nos hemos perdido la voz de este gran cantautor, de una envergadura tan considerada, que tan sólo escuchando este trabajo discográfico, nos arrepentimos de su larguísimo silencio. El haber coqueteado cantando composiciones de otros artistas y sobretodo editar el espléndido “Joies Robades” en 2002 (un recorrido a los cantautores imprescindibles de la historia, como: Pablo Milanés, Roberto Vecchioni, Jacques Brel, Alejandro Filio, Joaquín Sabina, Paolo Conte, Joan Manuel Serrat o el propio Aute), fue esencial y piedra filosofal para el álbum que hoy voy a tratar: “Auteclàssic” (2009).

En estos tiempos de poca poesía y escasa música con trasfondo reflexivo, me apetece recuperar un álbum de hace algún tiempo, catalogado ya como obra maestra y conectando con un maestro como es Joan Isaac, uno de los más alabados cantautores, músicos y poetas del panorama catalán, aprovechar para hablar nuevamente de mi admirado y querido Luis Eduardo Aute, sirva este escrito de reconocimiento y admiración a los pilares imprescindibles de la historia musical y desenterrar de la memoria colectiva -a veces descuidada- uno de los álbumes más bellos y emotivos: “Auteclàssic” (2009).

Luis Eduardo Aute, -artista polifacético y figura fundamental en la historia- marcó la pauta de la reflexión a toda su trayectoria gracias a “Auterretratos, Vol. 1” (2003); “Auterretratos, Vol. 2” (2005) y cerrando la trilogía en 2009 con “Auterretratos, Volúmen 3”. Aquél último doble álbum, fue nuevamente producido y arreglado por el fantástico Tony Carmona. El propio Luis Eduardo, puso en comunión dos puntos abiertos: el re-visitar las canciones más memorables de su dilatada trayectoria con espacio -necesario- y a la reflexión de lo que ha acontecido su extraordinaria discografía; la autocrítica de Luis Eduardo -grabar las canciones en sus “Auterretratos” desde otro prisma- asentó sus bases, ya lo creo.

La historia musical ha sido consciente de la virtud de cantar composiciones de otros artistas, es provechoso que un artista se ponga en la piel de la obra artística de otro músico, creando álbumes notables, como por ejemplo “…Entre todas las mujeres” (2003), un álbum al que trece cantantes, todas ellas mujeres, interpretan canciones homenajeando a Joaquín Sabina, o el -desgraciadamente poco recordado y poco evocado- “¡Mira que eres canalla, Aute!” (2000), artistas de los más populares y prestigiosos, de dispares estilos musicales como Pedro Guerra, José Mercé, Joan Manuel Serrat, Ella Baila Sola, Jorge Drexler, Pablo Milanés, Joaquín Sabina, Silvio Rodríguez, Tam Tam Go!, Rosendo, Ismael Serrano, Mónica Molina, Fito Páez o Duncan Dhu, rinden tributo a Luis Eduardo Aute. Por cierto, dicho sea de paso, ¡no estaría mal una segunda entrega!

En esta ocasión, Joan Isaac tenía un proyecto entre manos, después del buen sabor de boca de su “Joies Robades” -2002- (“lleva la canción extranjera a su tierra, interpretándola en su lengua ... invitando a cantar en catalán a algunos compañeros de viaje” como bien cita el texto preliminar de Sergio Secondiano Sacchi), esta vez quería rendir un homenaje con total y absoluto respeto a Luis Eduardo Aute, en un álbum completo, un reto nada desdeñable.
Tuve el honor de entrevistar a Luis Eduardo Aute para conversar de su recién y último trabajo “El niño que miraba el mar” (2012), y la semilla del “Auteclàssic” -2009- de Joan Isaac, lo recordaba de la siguiente manera:

Pregunta: Sus canciones son y han sido preciosas y bellas, pero las doce composiciones traducidas al catalán y cantadas conjuntamente con Joan Isaac en el álbum “Auteclàssic” editado en 2009, ofrece una sensibilidad y profundidad enternecedora. ¿Cómo vio y vivió las canciones? ¿Le emocionó escucharlas adaptadas al catalán?

Luis Eduardo Aute: -Pues evidentemente sí. Eso fue Joan y Miquel Pujadó a su manera empezaron a enviarme algunas canciones mías traducidas al catalán. Ahí estaban, no tenían ningún otro objetivo hasta que me encontré en el barrio de Gracia, en las fiestas de Gracia en la Plaza Rovira donde nació mi padre y donde tenía familia de mi padre (y yo también pasé algún tiempo allí cuando era niño), y en ese encuentro con la gente del barrio, me encontré con la gente que conocí, sobretodo la gente de la plaza, el dueño del bar, el del quiosco, el farmacéutico… y me invitaron a hacer unos poemas, y fue tan emotivo el encuentro con la gente de allí que les prometí escribir una canción de la Plaza Rovira en catalán y nada, arranqué la canción, pasó un tiempo y no salía, y otra vez que fui a las fiestas de Gracia allí ya empezó a tomar forma y ya junto a las canciones que me enviaban Joan y Miquel dije bueno, pues no estaría mal hacer un disco en catalán con una canción original escrita en catalán y con otras canciones escritas en castellano pero adaptadas al catalán. Pero bueno eso también lo tenía como proyecto, y ya Joan empezó con la idea de grabarlas con cuarteto de cuerda, me envió unas grabaciones y me pareció que era una idea bellísima experiencia y le dije: “Bueno, hazlo tú, grábalo tú y yo te hago coros” y así salió.

Pregunta: Que luego la canción “Somnis de la Plaça Rovira” se encuentra en el álbum “Intemperie” (2010).

Luis Eduardo Aute: -Sí, está en “Intemperie” porque todavía no la había terminado cuando grabó Joan Isaac el disco con las canciones traducidas (“Auteclàssic” -2009-).

De una manera muy laboriosa y artesanal, se iba gestando lo que sería el próximo álbum de Joan Isaac, -una de las mejores voces del panorama catalán-, rescatando doce de las composiciones célebres de Luis Eduardo Aute, traducidas y adaptadas en lengua catalana. Cabe destacar que no ha sido una mera ejecución: coger la canción del “baúl” e interpretarlas. No. La vuelta de tuerca está en transformar ésas canciones en una composición nativa de Joan Isaac (con el compromiso del respeto y el cariño) y transfigurarlas a cuarteto de cuerda, cuyos músicos fueron los siguientes:

Enric Colomer (piano); Pere Bardagí (violín primero); Jordi Coll (violín segundo); Miquel Córdoba (viola); Manuel Martínez del Fresno (Violonchelo) y Olga Serra (voz soprano).

Bajo la producción musical y arreglos de Enric Colomer y Pere Bardagí, se grabó entre los meses de marzo y abril de 2009 en los estudios: “Estudis 44.1” de Aiguaviva (Girona) y “Espai Sonor Montoliu” de Montoliu de Segarra, por David Casamitjana (también fue el encargado de mezclar y masterizar), tejían doce hermosas canciones (compuestas por Luis Eduardo Aute), y adaptadas a cargo de Joan Isaac y Miquel Pujadó, seis de ellas, colaboraba a las voces Luis Eduardo Aute (voces grabadas en “Estudio7” de Madrid, por Javier Monforte, habitual colaborador de Aute).

De esta manera, en 2009 se edita “Auteclàssic” (Sony Music), con una fotografía retratando a los dos protagonistas: Joan Isaac y Luis Eduardo Aute, dibujados en negro (cuya representación sería el silencio, la elegancia, el poder y la paz) con un trasfondo de color amarillo puro y brillante (cuya representación es la alegría, la felicidad, la originalidad, la inteligencia y la energía). El diseño del álbum verdaderamente es exquisito (diseño gráfico a cargo de Carles Llull Verd), y el contenido del libreto es fascinante: fotografías de Joan y Luis Eduardo (a cargo de Juan Miguel Morales), fantásticas pinturas y dibujos (de Luis Eduardo Aute), sin obviar el prólogo de Luis García Gil (firmado en abril de 2009), y un cuidado preámbulo de Pere Pons hacia, digamos, el proceso del “amiguismo vampírico” como describe Pere, con mucho cariño.

Es un álbum que entra en comunión de dos lenguas, de culturas, ensalzando a artistas y es un cometido que muy pocos álbumes pueden alardear. Es de una riqueza emocional inigualable, de un gesto musical carismático, e invitaría a muchos artistas a poner en práctica esa conexión de manera tan natural, pero sólida, sin ningún tipo de exigencia ni mandatos por parte de terceros, sólo la pretensión de la afectividad y admiración. El capricho musical de Joan Isaac va más allá de un punto y seguido en la discografía de Joan; desde que se publicó en 2009 yo lo siento como un álbum de culto; gracias a Luis Eduardo Aute hemos aprendido a comprender y a poner en el punto de mira muchos paradigmas existenciales de la reflexión del ser humano, además de otros temas que imperan para que sea una figura erudita. Sí, “Auteclàssic” (2009) se expresa en la armonía de un gesto generoso.

Con una profundidad emocional, el álbum se abre con D´ALGUNA MANERA (versión de “De alguna manera”), Joan Isaac impregna un abandono tremendamente desconsolador cuando dice aquello de: “d´alguna manera hauré d´oblidarte”, que enlaza fabulosamente cuando Luis Eduardo Aute canta en catalán; un estremecimiento me recorre todo el cuerpo, conmocionándome el alma. Le precede LES QUATRE I DEU (versión de “Las cuatro y diez”), otra de las canciones míticas de Aute, también a dúo. Hay que dar énfasis a esta canción porque merece la pena. El piano entona un coqueteo de elegancia y la simpatía con PASSAVA PER AQUÍ (versión de “Pasava por aquí”). Me impresiona LA BELLESA (versión de “La Belleza”), cuya versión de Joan Isaac ha respetado el protagonismo del piano, imperando sobretodo el texto, que pese a que los años pasen, el significado prevalecerá en todas las épocas: “i, ara que el gran mur s´enfonsa, la igualtat no és la mateixa. Quan més véns, més et respecten. Visca la Revolució!” o “i ara que no hi ha trinxeres, el combat és l´estratègia d´enfilar-se més que els altres sense escrúpols, sense marges, i, si cal, donar l´esquena a la bellesa...”. La distinción musical sigue con DOS O TRES SEGONS DE TENDRESA (versión de “Dos o tres segundos de ternura”), composición de 1984, recuperada para cantarla esta vez por Joan Isaac y el propio Luis Eduardo Aute, cuyos sentimientos han aflorado. La magia de la música ha conseguido que nosotros mismos sintamos ésos dos o tres segundos de ternura... Tras un gesto de humildad, la autocrítica al cantautor llega con AUTOTANGO DEL CANTAUTOR (versión de “Autotango del cantautor”), breve pero encantadora. TORNAR-TE A VEURE (versión de “Volver a verte”) es de una profundidad oceánica apabullante, (gracias también a la colaboración de Olga Serra como voz soprano), el desconsuelo se hace mayor cuando Joan Isaac canta: “eres tu, només tu... I sé que no podré tornar-te a veure mai més...” Otra de mis preferidas es GIRALLUNA, (canción que se incluyó en uno de los álbumes más formidables de Aute: “Alas y balas” -2003-), esta versión gesticula de una sensibilidad innata, en el que Joan Isaac y -colaborando- Luis Eduardo Aute, hacen brillar y sacar los coloretes a la luna en medio de una noche terriblemente oscura. El piano vuelve a flirtear con el encuentro emocional de tres personas, es UNA DE DUES, que acecha los problemas morales y éticos del amor; esta vez le toca desvelar los entresijos y embrollos a Joan Isaac, pero no está solo en dicha labor, con un “cable” de Aute desnudarán “Una de dos”. SENTO QUE TE´N VAS I ET PERDO (versión de “Siento que te estoy perdiendo”) es espléndida, lúcida de expresar emociones, -me parece otro de los grandes descubrimientos de este álbum-, Luis Eduardo Aute también canta a dúo en esta canción, con un resultado de majestuosidad musical. Con CINE, CINE, CINE se explaya más en una alegre musicalidad. Si Luis Eduardo tiene una canción mítica y siempre recordada es con “Al Alba”; y no es para menos que Joan termine ese recorrido a la belleza y a la poesía con A L´ALBA, cantada en la oscuridad más sombría, porque esta composición es de un fulgor de luminosidad en sentimientos, y de esta manera, finaliza más que un espléndido trabajo discográfico.

En definitiva, un álbum bellísimo; permítanme que lo catalogue como destacado en la historia de la música en catalán y en castellano, -por partida doble-, es un disco que hay que escuchar más de una vez para percatarse de los sentimientos maravillosos que envuelven el alma y para descubrir las canciones más simbólicas con otra tonalidad, otro matiz, otro brillo… dándoles un relieve nuevo y una importancia aún mayor. Es Joan Isaac redescubierto, dando lo mejor de sí, sin perder un ápice de calidad compositiva y ofreciendo un inagotable contenido tanto en lo musical como sentimental. Les invito a re-descubrir el Universo Aute, bajo el cosmos de Joan Isaac, no les decepcionará en absoluto.

Ahora sí, para kaosenlared, tengo el honor de entrevistar a uno de los cantautores más emblemáticos de la escena musical y figura clave en la Nova Cançó: Joan Isaac. Sus inconfundibles letras llenas de lirismo y poética, con trasfondo reflexivo, hacen que este artista universal, sea considerado como uno de los músicos más importantes de la historia. Conversamos recordando su álbum “Auteclàssic” (2009), así como sus vivencias y recuerdos de su dilatada trayectoria artística.

Joan Isaac, muchísimas gracias por la cortesía de aceptar y concederme esta entrevista telefónica.
-No hay de qué, es un placer para mí.

01.Antes de profundizar en “Auteclàssic” (2009), dígame, ¿cómo y de qué manera descubrió y conoció a Luis Eduardo Aute?
-A Luis Eduardo lo conozco más de cuarenta años, cuando yo empecé a cantar, Eduardo ya hacía tiempo que estaba cantando, entonces al interesarme por la canción de autor y por los cantautores, lo primero que uno descubre son los grandes maestros que en esos momentos estaban en un momento importantísimo. Hablando pues de Serrat, de Llach, de Paco Ibáñez, de Silvio Rodríguez, de Pablo Milanés y también cómo no, de Luis Eduardo Aute que siempre me ha entusiasmado por muchas razones que ya hablaremos, pero ese es el primer contacto cuando yo escucho a “Al Alba” o los primeros discos de Luis Eduardo Aute.

02.¿Musicalmente qué le cautivó de Luis Eduardo Aute?
-No solamente musicalmente, a mi de Eduardo lo que me cautiva profundamente es él como artista, como persona. Pienso que hay poca gente que sea tan coherente, que su vida personal y su vida artística vayan siempre tan en paralelo, es decir, me parece profundamente honesto con lo que hace, profundamente radical en su camino, jamás ha hecho una confesión a nadie, siempre ha hecho lo que él creía que tenía que hacer, sin ningún tipo de presiones discográficas, ni la industria cuando ésta existía, y entonces me ha parecido que ese concepto de libertad creativa que siempre ha tenido Eduardo, para mí es una cosa fundamental; yo admiro mucho a la gente que escribe como es y que escribe como respira, entonces me parece aparte de esto, hay otro factor fundamental, que en toda la obra de Luis Eduardo hay un trasfondo humano impresionante, es decir, es un hombre que habla del hombre en el universo, en su entorno próximo y en el entorno, digamos, celeste de la palabra, por eso me parece un artista que ahonda muchísimo en los problemas, en las pasiones, en las contradicciones y sobre todo ahonda mucho en los grandes interrogantes del ser humano como son la muerte, el sexo, el amor, el desamor, la soledad… son pilares fundamentales de la filosofía y de las preguntas que siempre se ha hecho el hombre: que hacemos aquí y hacia dónde vamos, y por otra parte, me parece profundamente un artista completo, no solamente su obra musical, sino su obra poética, su obra pictórica, su obra cinematográfica… me parece que da el punto de ese Homo Universal del renacimiento, y esa es la gran cosa que me cautiva de Eduardo, aparte de eso, somos muy amigos y tenemos un feeling muy especial entre los dos porque los dos –creo- que hemos nadado bastante a contracorriente, entonces da una especie de compañerismo, o de sinergia y de simbiosis muy grande entre dos personas que nos dedicamos a hacer canciones.

03.¿Cómo y de qué manera nació el proyecto de “Auteclàssic” (2009)?
-A mí siempre me ha gustado muchísimo escuchar a mis maestros, fundamentalmente me gusta escuchar las canciones de este oficio, entonces siempre me ha cautivado mucho el hecho de que a veces escuchas canciones que piensas: “¿Y por qué esta canción no la he hecho yo, y la ha hecho Eduardo, la ha hecho Serrat o la ha hecho Silvio?”. Una de las maneras de -digamos- quitar esta “envidia sana”, de grandes canciones que han hecho otros compañeros, pues es haciendo versiones o redescubriéndolas en tu idioma. Desde mi inicio, siempre lo he hecho, lo hice al principio con algunos cantantes de canción francesa, y luego hice un disco fundamental para mí, como es el “Joies Robades” (2002), que es un proyecto ambicioso en cuanto a que yo versioné o hice mías canciones de grandes maestros como puede ser Paolo Conte, Luis Eduardo Aute, Silvio, Serrat, Pablo Milanés, Roberto Vecchioni, Chico Buarque… eso fue un inicio en el proyecto que se fraguó después. “Auteclàssic” (2009) nace por una necesidad mía imperiosa de versionar y hacer mías canciones de Luis Eduardo Aute que a mí siempre me habían conmovido muchísimo; es este culto a la belleza, como dice su canción, y a la hora de escoger las canciones, me moví fundamentalmente por la emoción de lo que me transmitían ciertas canciones de Eduardo, entonces todo nace en eso, hablo con Eduardo, y le digo: “Oye, tengo este proyecto, me gustaría hacerlo, ¿qué te parece?” y me dijo que bueno, que le parecía maravilloso y que era un honor para él que yo lo hiciera… entonces poco a poco fui traduciendo, además con la ayuda de gente como Miquel Pujadó, gente que sabe mucho de lengua, y poco a poco fuimos tejiendo un trabajo muy interesante, porque intentábamos que las canciones evidentemente no hubieran de la raíz original, es muy difícil versionar y hacer canciones, hacer canciones nuevas sobre canciones que están hechas pero sobre todo, respetando profundamente la métrica musical, la métrica poética y sobre todo la intencionalidad de la letra y el contexto de la canción.
El segundo paso fue como “vestir” este trabajo. Hacerlo a modo de arreglos convencionales me pareció como muy fácil, muy estereotipado, así que decidí hacerlo en un concepto de música de cámara e hicimos todo el disco con piano de cola y cuarteto de cuerda, y es lo que le da un carácter muy especial al disco, cuando Eduardo escuchó las canciones arregladas con cuarteto de cuerda y piano, le pareció un mundo absolutamente fantástico y redescubrió sus canciones y creo que ése es el gran secreto de este disco, el gran éxito de este disco fue precisamente vestirlas de una manera absolutamente original como canciones clásicas, como los bits que cantan los cantantes de ópera. Un bit no deja de ser una canción con una letra y una música y entonces en eso radica yo creo, la gran magia de este trabajo: vestirlas de un modo diferente.

04.Ha dicho alguna pincelada pero, ¿cuál ha sido el criterio de escoger las doce composiciones? ¿Y cómo transcurrió la adaptación de las mismas, realizadas por usted y Miquel Pujadó?
-Nace como te he dicho antes, de las canciones que a mí me producía más emoción, yo escuchaba canciones como “La Belleza”, “Dos o tres segundos de ternura”, “Al Alba”, “De alguna manera” o “Volverte a ver”, canciones que eran fundamentales en mi periplo vital. Escogí las canciones que a mí realmente me emocionaban más, sin criterios de musicalidad, ni comercialidad, simplemente por un acercamiento puramente emocional, las que más me ponían el bello de punta. Me ayudó mucho Miquel Pujadó porque no siempre tu capacidad literaria o de escritura puede llegar a ciertos niveles, entonces hechas mano de gente muy especialista en la lengua catalana y a partir de ahí, hacer un producto, de gran calidad poética, como fueron las versiones que me hizo Miquel y que hicimos juntos con Miquel, porque intercambiábamos ideas y hay canciones que las firmábamos los dos, o que las firmo yo o que las firma él. Creo que es un trabajo muy artesanal, muy de cocer las canciones poquito a poquito, buscando la palabra adecuada, dándole vueltas al sentido de las frases, y creo que es uno de los trabajos más costosos que he hecho en mi vida, porque aparte de eso, le tengo un profundo respeto a Eduardo como amigo y sobretodo como artista.

05.¿Qué han ofrecido Enric Colomer y Pere Bardagí para que se hayan ocupado de la producción y los arreglos?
-El hecho de escoger a Enric Colomer y a Pere Bardagí son porque son músicos que hace muchísimos años que trabajo con ellos, son músicos de una calidad excepcional, músicos que han acompañado a muchos cantautores, conocen el género, saben cómo acompañar sobre todo, porque el gran peligro que a veces ocurre con los arreglistas es que quieren imponer su estética personal por encima de la estética personal del cantautor, entonces eso puede desvirtuar las canciones. En cambio Enric Colomer y Pere Bardagí son gente que ha trabajado mucho con cantautores y que he trabajado muchísimos años con ellos, aparte somos muy amigos y muy colegas, y enseguida saben lo que uno quiere, entonces eso solamente lo da el tiempo, la experiencia, la amistad y la profesionalidad de estos grandes músicos.

06.¿Cómo transcurrieron las sesiones de grabación, durante marzo y abril de 2009?
-Transcurrieron entre varios estudios, fuimos a grabar todas las bases en Girona, en un estudio que había cerca de Girona, donde tienen un piano maravilloso de cola, porque buscábamos el mejor instrumento también, y aparte tenían unas condiciones acústicas inmejorables para grabar esto: se grababa todo en directo, todo al mismo tiempo, no habían recordings; era una cosa que lo teníamos muy claro, grabar en directo tocando todos juntos, y luego lo grabó David Casamitjà, que es un técnico que habitualmente graba y mezcla mis discos, y lo mezclamos en su estudio en Montoliu de la Segarra, un estudio maravilloso, en medio de la nada, pero que es una maravilla de sitio, donde abres la puerta de su casa en el estudio y no hay nadie, es decir, que es un puesto pequeñito perdido en la Segarra y eso nos dio mucha tranquilidad, mucha calma para hacer ese trabajo bien hecho, eso es fundamental a la hora de afrontar un trabajo como este.

07.A partir de versos adaptados al catalán, quisiera repasar su dilatada trayectoria. “Recordes aquell cinema? Vam passar-hi mig matí a l´est de l´Edèn” (extraído de “Les quatre i deu”). ¿Cómo recuerda sus inicios musicales? y ¿cómo se vivía la música en aquellos años?
-Los inicios musicales… yo acabo de hacer 60 años, entonces soy de una generación donde nuestra juventud, en nuestra adolescencia empezaban a funcionar las discotecas, pero yo jamás me acerqué a ese mundo, yo vengo de un mundo de pueblo, un mundo del extrarradio de Barcelona: Esplugues de Llobregat, mis padres eran unos panaderos de Esplugues, yo me eduqué en una escuela nacional y luego fui a los Escolapios de Balmes de Barcelona, entonces nací en ese ambiente de extrarradio. Una de las salidas que teníamos los jóvenes (tanto las chicas como los chicos), que éramos adolescentes, en aquel tiempo, era pasar nuestros fines de semana en el CAU, el CAU eran unas organizaciones juveniles cristianas progresistas, que eran los Boy Scouts, y entonces en ese mundo de los Boy Scouts, de las excursiones, de los “fogs de camp”, de los trenes… siempre había una guitarra y siempre había un cancionero, cuando existían los cancioneros con los acordes, con las canciones y aparecía Serrat, Joan Báez, Dylan, Donovan… todo este mundo de cantautores, a partir de ahí, empiezo a descubrir una música diferente, unas canciones diferentes, hasta que un día decido que porqué no yo puedo hacer una canción con los cuatro acordes que sabía, y a partir de ahí, nace un grupo de Esplugues que se llama Nosaltres, y nos presentamos a concursos de cançó, porque en aquellos tiempos se buscaba el recambio, a la segunda generación que eran Serrat, María Del Mar, Rafael Subirachs, Llach… nosotros nacemos a caballo entre el final del franquismo y la transición, nacimos: Ramón Muntaner, Marina Rossell y yo como tercera generación de la Nova Cançó, alguien nos ha catalogado como “la generación del coitus interruptus”, porque digamos que teníamos un éxito muy grande hasta que llega la democracia, y ahí los partidos de izquierdas se olvidan de la canción y empieza a venir ya el gran calvario de la canción de autor, o la Cançó en nuestro país. Pero a partir de ahí empezamos a grabar discos, conozco al manager de Llach, se interesa porque empiezo a trabajar con él, y a partir de ahí empieza toda mi carrera que ha sido durante cuarenta años, con un intermedio de catorce años que dejé de cantar a los inicios de los años ochenta, y vuelvo en el ´98 y hasta ahora.

08.Ha bebido la fuente de la Chanson francesa, además de las corrientes de la canzone d´autore italiana... ¿Cuál ha sido su conexión con Francia e Italia para que le haya influido en su creación artística?
-La conexión con Francia nace cuando yo entro en el movimiento de la Cançó, yo desconocía absolutamente los cantantes franceses, nosotros hacíamos guateques los domingos por la tarde en las casas para bailar, y escuchábamos el pop o la canción melódica que se hacía en aquellos tiempos, y cuando yo me introduzco en el mundo de la Cançó, me hacen descubrir a cantantes franceses como Jacques Brel, Georges Brassens, Léo Ferré, Barbara, Jean Ferrat, como Georges Moustaki, y entonces conozco un mundo absolutamente diferente, me intereso muchísimo por este tipo de autores de canciones y descubro una canción absolutamente diferente y a partir de ahí, me intereso: me voy a París a comprarme música, me voy a Andorra a comprarme los discos que no llegaban aquí, y la conexión con la canción italiana nace, porque yo estuve casado durante dos años y medio con una italiana y conocí el mundo de la canción de autor italiana a través de Elsa, que era mi compañera. Empiezo a descubrir a Lucio Dalla, Francesco de Gregori, a Roberto Vecchioni, a Fabrizio De André, a la nueva compañía de canto popular y la conozco a través de ella. A partir de ahí, siempre he dicho que he sido un equilibrio muy grande: la canción francesa es mucho más existencialista, mucho más profunda, más poética, y luego descubro la canción de autor italiana que es una canción con mucha más luz, con mucha más luminosidad, color, y en este equilibrio extraño de existencialismo, amor por la vida, por el buen vivir, buen beber y buen comer como son la luz italiana, en ese equilibrio cabalgo continuamente, y son dos canciones de autor que siempre me han interesado mucho, curiosamente así como Dylan me interesa al principio, luego empiezo a olvidarme del tipo de canción de autor anglosajona como puede ser gente como Dylan, Donovan o Joan Báez, y me intereso más por la canción francesa y por la canción italiana.

09.“I sé qué no podré tornar-te a veure mai més” (extraído de “Tornar-te a veure”). Después de “Inesperat” (1984), se ausenta inesperadamente del panorama musical. ¿Qué le llevó a retirarse durante más de diez años?
-Fundamentalmente el hecho de que la canción de autor, las multinacionales de los discos, las discográficas se trasladan todas a Madrid, la canción de autor en catalán (La Nova Cançó) empieza a estar casi, casi, como prohibida o maldita en los mismos medios de comunicación catalanes, el tejido social que organizaba los conciertos en los pueblos y en las ciudades en nuestro país desaparece porque la gente empieza a trabajar políticamente en otros ámbitos, como son los partidos políticos y los ayuntamientos… y muere todo una especie de tejido social que aguantaba el movimiento; en esos momentos hay gente que continúa cantando como Raimon, Llach o María del Mar Bonet, otros que de alguna manera dejan de hacerlo, como Ramón Muntaner u otra gente, y otros que de alguna manera hacemos un “mutis por el foro”, lo que pasa es que dejé de grabar, dejé de cantar y estuve durante casi trece años casi largos, escribiendo canciones pero no cantando en público ni grabando discos. En ese tiempo yo me casé por segunda vez, tuve dos hijas y veía el mundo de la canción como que no me interesaba, pero un mundo donde realmente creía que no volvería más, hasta que un periodista de Girona, que se llama Xavier Planas, un día me llama y me dice que qué me parecería hacer un concierto en Girona y dije: “yo hace trece años que no canto, no sé cómo podría ir, pero bueno, me apetece hacerlo, si quieres lo hacemos...” y a partir de ahí empezó otra vez, una segunda parte de mi carrera musical, que creo que ha sido mucho más fructífera que la primera, que he hecho muchos más discos, me he llegado a hacer el Teatro Nacional de Cataluña... ha sido una segunda etapa muy productiva y a nivel personal muy enriquecedora.

10.Durante su tiempo de ausencia musical, ¿no quiso grabar sus inquietudes en un álbum casero, (usted con una guitarra por ejemplo) y editarlo?
-No, no tenía demasiado interés en grabar, yo iba escribiendo canciones y evidentemente las grababa en casa, de una manera rudimentaria, pero sin ningún interés de hacerlo público, ni enseñarlo a nadie, lo enseñaba a mis amigos, y yo siempre he dicho una cosa: yo siempre hago canciones para mis amigos fundamentalmente, y acostumbraba a ser amigos que no tienen nada que ver con el mundo profesional de la música, son amigos muy corrientes con vidas muy lejanas de lo que es el ambiente artístico o el ambiente musical, pero bueno, había colaborado en hacer textos para discos de otra gente, como un disco de Dyango que hice, pero es en el ´98 cuando me plantean volver a grabar discos, que me lanzo otra vez a esta historia, pero no tenía demasiado interés, no creía realmente que volvería a cantar.

11.Si retrocediera en el tiempo, ¿volvería a ausentarse de la música?
-¡Hombre!, en las circunstancias que se produjo mi retirada, seguramente sí, porque no hay nada más terrible para un artista o para un señor que trabaja en el arte que no pueda enseñar su producto artístico. Un pintor si no expone no es nadie, un cantante, si no canta, no es nadie… esto es lo que pasó realmente en ese período, donde no era posible ni grabar, ni cantar de una manera asidua, o con cierta regularidad, por tanto uno está condenado a guardar las cosas en un cajón de su casa y eso crea una gran frustración a nivel artística, y a nivel personal que evidentemente lo que tienes que hacer es dejar de pensar en cantar y en grabar.

12.“Uns, somnien l´or finíssim de la bèstia idolatrada” (extraído de “Giralluna”). ¿Con qué sueña usted?
-Yo sueño fundamentalmente en la tranquilidad y en la paz personal e interior que siempre he perseguido. Soy una persona bastante ajetreada interiormente, que me produce todo bastante sufrimiento, entonces estoy llegando a una cierta edad donde lo que más me interesa no es ni el dinero, ni la comodidad, sino la paz interior y el hacer las cosas que me gusten, evocarme en mis dos hijas que tengo que para mí es lo más importante de mi vida. Busco fundamentalmente esto, y estar satisfecho con lo que hago: con las canciones, los discos que hago e ir a contracorriente si hace falta pero seguir siempre una proyección personal mía lejos de modas y lejos de estereotipos e imposiciones.

13.Los pensamientos y reflexiones hacia el ser humano son constantes en su obra artística. Dígame, ¿qué es la vida y para qué hemos venido?
-La vida es una reacción bioquímica que se produce al azar en algún momento, y a partir de ahí, nace la vida, salimos de ahí, de una pura reacción bioquímica, evolucionamos, nos convertimos en seres humanos, otros se convierten en plantas, otros se convierten en animales, y nosotros nos convertimos en personas que habitamos en un planeta no sé por qué razón, y que estamos ahí perdidos en la inmensidad del espacio. En ese camino, y en esa pregunta la vida es lo que ese percurso que desde que nacemos hasta que desaparecemos y nos convertimos en energía otra vez. Para mí esto es la vida, y en ese transcurso que tenemos, soñar en pasarlo lo mejor posible, sufrir lo menos posible, y en ser felices, para mí la vida es eso.

14.“Què m´expliques, cantautor torratesticles?” (“extraído de “Autotango del Cantautor”). Se ha presentado el libro “Joan Isaac: Bandera negra al cor” (Editorial Milenio), de Luis García Gil. A sus más de cuarenta años dedicados a la música, ¿cómo se definiría y qué reflexión hace?
-No sé… este libro que ha escrito Luis García Gil para mí ha sido muy importante por muchas razones, fundamentalmente porque uno le produce un placer especial que alguien que además un periodista y un estudioso musical como García Gil, un poeta gaditano, que escriba sobre mí, cuando nadie de aquí de mi país nunca me lo han propuesto, esto para mí es una inmensa alegría, pero también por otra parte, leyendo el libro te das cuenta de que las reflexiones que un poeta o un escritor hace sobre mis canciones, yo jamás me hubiese pensado que podían tener estas repercusiones, estas teorías sobre mis canciones; yo hago canciones porque me gusta hacer canciones, pero jamás pienso en la trascendencia literaria, o la transcendencia que pueda producir a otra persona; las canciones son unos pequeños seres que tú creas, que los lanzas a la gente, y los metabolizan, las hacen suyas, y a partir de ahí, la teoría sobre las canciones es un misterio. Para mí ese es el gran misterio del arte, que la interpretación de la gente sobre el teatro, la música o la poesía, sobre la canción, y que un señor teorice sobre tus canciones, sobre las conexiones que ve con poesía de aquí o de allá, para mí es un misterio absoluto y aparte es una gran alegría que me hayan escrito este libro, sí.

15.Usted ¿es melancólico o nostálgico?
-Yo soy una persona bastante melancólica y diría pesimista. Pero yo creo que en la melancolía y la tristeza, es donde la creatividad es más grande. Cuando no pasa nada en tu vida, cuando no tienes esa melancolía y esa tristeza, uno está como menos sensible a las cosas, en cambio cuando uno pasa por etapas melancólicas, tristes, con problemas... es cuando la sensibilidad está más a flor de piel, y yo hablo con mucha gente que es artista, y todos me han dicho lo mismo: en la tristeza es cuando se escriben las grandes canciones, o cuando se hacen las grandes películas; no necesariamente tiene que ser así, pero que es mucho más productiva la tristeza y la melancolía que la felicidad, te lo puedo asegurar.

16.De “Auteclàssic” (2009), ¿qué canción le ha sorprendido más?
-A todas las quiero mucho, pero las canciones que Eduardo canta conmigo, son las que más me han emocionado, porque yo pienso que ese disco es un ejercicio de normalidad entre dos culturas, entre dos lenguas, ahora que parece que el deporte nacional es enfrentar a culturas y enfrentar a lenguas, pues en este disco hicimos ése ejercicio de normalidad, el respeto que tengo profundamente por la lengua castellana y las canciones en castellano, y el profundo respeto que Eduardo tiene por los cantantes catalanes, y por nuestro idioma, entonces yo creo que ahí como escribió una crítica que salió en El Mundo, cuando presentamos el disco en Madrid, que a mí era una cosa que me daba mucho miedo, cantar Aute en catalán, en Madrid y que Aute cantase catalán en Madrid, me daba pánico, pero fue un exitazo increíble, en El Mundo salió un artículo muy interesante que decía: “Un beso a dos lenguas”, y me pareció que ése disco es un beso a dos lenguas, sí, sí.

17.¿Qué anécdotas me podría explicar de la grabación del álbum?
-Anécdotas fue que nos lo pasábamos muy bien, porque yo a Eduardo le iba enseñando pequeñas cosas, pequeñas dosis de lo que estábamos haciendo, hasta que la anécdota más preciosa fue cuando un día terminado el disco me presenté en Madrid, y lo escuchamos juntos en una sala que tiene, y Eduardo se puso a llorar, cuando terminó el disco, le pareció tan alucinante lo que había escuchado que hasta a mí me asustó su reacción, y no es una anécdota, eso es una gran emoción cuando ves que el propio autor llora con sus canciones cantadas en otro idioma, entonces algo supongo que aporté a las canciones para que suceda este milagro.

18.Hay muchísimas canciones que desgraciadamente han quedado fuera. ¿Habrá segunda parte?
-Pues en principio no está pensado hacer una segunda parte, lo que sí que me prometió Eduardo hacer un disco con mis canciones traducidas al castellano (risas) que por cierto, aún no ha cumplido (risas), espero que algún día lo haga porque me lo debe (risas). No, en principio no hay una segunda parte, no creo, son cosas que son puntuales en mi carrera, que ahí quedan y ahí están.

19.Uno de los momentos más emotivos de su carrera musical, fue para celebrar su 50 aniversario, un directo presentado y grabado en directo en el “Teatre Nacional de Catalunya”; plasmado en “Només han passat cinquanta anys” (2004). ¿Cómo fue aquella inolvidable velada?
-Fue uno de esos conciertos que uno siempre sueña, primero cantar en el Teatre Nacional de tu país, y segundo que te den todas las posibilidades y todos los máximos medios para que el concierto sea un éxito, no había ningún problema económico para hacer ese concierto, fueron dos noches muy especiales para mí, donde llegué a un sitio importantísimo que es cantar en el Teatre Nacional de tu país, donde por cierto, hemos cantado pocos cantautores catalanes, hemos cantado creo que Raimón, Serrat, Llach, María del Mar y Pi de la Serra, y claro, para mí fueron dos noches inolvidables que me acordaré toda mi vida.

20.De su discografía, ¿cuál es su álbum preferido y porqué?
-Todos los álbumes me gustan, porque los he firmado yo, pero yo creo que uno que para mí, emocionalmente me ha marcado más es “La vida al sol” (2008), es un disco que nace después de tener un infarto, y donde tu vida cambia absolutamente, y cambia conceptualmente, y pienso que es uno de los discos más sinceros que he escrito en mi vida; todo lo que escribo lo siento, pero ese disco es un disco que creo que nace en un momento duro de mi vida, y donde te das cuenta de la fragilidad del ser humano y de lo que somos; yo creo que es el álbum que emocionalmente me toca más.

21.¿Cómo ve la poesía y la evolución de los cantautores en la música catalana?
-Bueno, veo gente joven que está trabajando en ese ámbito con muchas dificultades, pero parece más que la historia musical catalana se decanta más hacia un tipo de pop-folk que está triunfando en estos momentos. No obstante así, siguen saliendo gente joven que hacen canciones en catalán con muchas dificultades, y luego si tienen la suerte de poder hacer una obra, que lo más importante de un cantautor, es llegar a hacer una obra larga y extensa, creo que hay gente muy válida que con el tiempo y con la madurez, pueden llegar a hacer grandes cosas.

22.¿Qué le depara a Joan Isaac en este 2013?
-Pues actualmente me depara que estoy grabando un disco en estos momentos, un disco que será un “Joies Robades 2” y estamos trabajando en esto, estamos grabando en estos días este disco y luego ya tengo un disco preparado de canciones nuevas para un par de años, e intentar hacer canciones, y acabar este disco que me hace muchísima ilusión hacerlo.

¿Me puede adelantar alguna primicia?
-Es un disco que se llamará: “Vuit joies italianes i altres meravelles”, fundamentalmente centrado en la canción de autor italiana, y hay canciones de Lucio Dalla, de Francesco de Gregori, de Vinicio Capossella, de Giorgio Conte... muy centrado en esto, y luego hay canciones también de Luis Pastor, de Silvio Rodríguez... alguna cosa de Astor Piazzolla, y de Chico Buarque… es un disco de canciones bonitas, que son canciones que me gustan muchísimo y que son preciosas.

Desde kaosenlared, quisiera agradecer su aportación a la música y a la cultura, con un sentimiento casi único, plasmando emociones humanas, salpicando belleza musical, y a la vez, transmitirle mi reconocimiento hacia su trayectoria musical. ¡Un abrazo muy grande, maestro!
-Pues muchísimas gracias a vosotros, es un inmenso placer haber colaborado con vosotros, gracias.

¡Fortuna y salud!
Contacto: joan.navas@hotmail.es

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada